Las madres de Soacha y su cruzada por no ser olvidadas durante la cuarentena

En su lucha por no ser olvidadas, encontraron en los tapabocas una manera de que su historia vaya de boca en boca.

Debido a la pandemia el pasado 25 de marzo se detuvieron las audiencias en la cuales, desde el 2018, las madres escuchan a los victimarios de sus hijos. Por eso, mientras esperan a que los militares vuelvan a comparecer ante la JEP, la Asociación Mafapo que reúne a 14 mujeres, decidió que su causa siga en la memoria de la ciudadanía estampando tapabocas con la imagen de “¿Quién dio la orden?”.

De esta manera las madres de las víctimas de las ejecuciones extrajudiciales o mejor conocidos como “falsos positivos”, siguen preguntando quién es el responsable directo de la muerte de sus hijos presentados como guerrilleros caídos en combate en 2008.

"¿Quién dio la orden?" empezó siendo un mural que pintó en octubre del 2019 el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y que se volvió viral después de que en la misma noche que se hizo militares lo borraran con pintura blanca. Las madres, después del hecho, rescataron el mensaje censurado y lo han imprimido en camisetas y ahora en mascarillas.

"En este momento de tanto silencio y después de tantos años de lucha, pues dijimos: no nos van a callar", afirma Jacqueline Castillo, portavoz de la asociación. Eduard Barrera, diseñador gráfico que apoya a las madres con las impresiones de los tapabocas que se repartirán a domicilio por 10.000 pesos sostiene: "Tenemos que adaptarnos a la realidad de andar con tapabocas, entonces qué mejor que uno que si bien no te permite ver los labios, te permite ver una causa".

Cabe mencionar que uno de los oficiales retratados en el mural interpuso una acción de protección alegando su derecho al buen nombre, lo que fue aceptado por un juez que ordenó borrar la imagen. En febrero, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) pidió la nulidad del dictamen y se espera una sentencia definitiva.

A la fecha, la fiscalía ha documentado 2.248 "falsos positivos" entre 1988 y 2014. El 59% de los asesinatos ocurrieron entre 2006 y 2008 bajo el gobierno del ahora senador Álvaro Uribe. Entre las víctimas de los soldados estaban jóvenes, la mayoría pobres y algunos con discapacidades, que fueron disfrazados de guerrilleros y enterrados en fosas comunes.

Recientemente, el coronel en retiro Gabriel de Jesús Rincón, compartió por primera vez con un medio (la agencia de noticias AFP) lo que les habría contado a los jueces de paz y a las familias de las víctimas, dentro del proceso de verdad y justicia de la JEP. El militar hizo parte del Ejército Nacional por 22 años, hoy está condenado por desaparición y homicidio y pretende una rebaja de pena.

 

¿Qué te pareció este contenido?