GameStop: un resumen coloquial del fenómeno económico que sacude al mundo

Para entender el concepto lo más importante es recordar que el sistema financiero no es más que un refinadísimo juego de azar.

The Big Short II

Lo que por estos días pasa frente a los ojos del mundo es otra de esas apasionantes y un poco terroríficas historias del sistema financiero. De esas que cada cierto tiempo resultan de la infinita cadena de causas y consecuencias que hacen de él un monstruo indomable. Una bestia que cuando menos lo esperas puede despertar y poner el mundo de cabeza.

Para hablar de una situación similar me quiero remontar a “La Gran Apuesta”, película del año 2016 dirigida por Adam McKay y cuyo nombre original era "The Big Short", una referencia a la infame jugada financiera que hoy está en el centro del huracán. Esta película explica perfectamente lo que pasa hoy. Solo que esta vez es la historia de lo que pasa cuando sale el tiro por la culata.

 

¿Qué es vender en corto?

Para entender el concepto, lo más importante es recordar que el sistema financiero no es más que un refinadísimo e intrincado juego de azar. Como todo juego de apuestas, hay una infinidad de variables y cosas que pueden suceder, aún así, si entiendes el juego y logras identificar todo lo que lo afecta, no solo se disminuyen los riesgos de la apuesta, puede que descubras una oportunidad.

Vender en corto es una de esas cuestionables oportunidades que históricamente solo personas con acceso, tanto al dinero como al conocimiento y al sistema, podían aprovechar. Y consiste en pedir prestado un objeto que sabemos que perderá valor para venderlo y comprarlo de vuelta cuando esté más barato para así devolverlo a quien te lo prestó en un principio. Como pedirle un carro prestado a alguien por un año y venderlo para después comprarlo más barato para devolverlo. Un ejemplo muy pero muy general del concepto.

A lo largo de la historia esta jugada se ha convertido en un negocio para fondos de capital privado, empresas que se dedican a utilizar el dinero de otros para hacer inversiones. Estas agencias hacen diferentes tipos de apuestas y participan activamente del sistema financiero, invirtiendo en empresas nuevas, prestando dinero a otras que tienen buenas perspectivas, pero cada cierto tiempo se encuentran con la oportunidad de hacer dinero rápido vendiendo en corto con las acciones de una empresa que tiene mala pinta. Esto es lo que pasa en “La Gran Apuesta”.
 

¿Por qué pone a temblar el sistema financiero?

¿Pero qué pasa si aquello que vendiste se pone caro? Lo tienes que devolver si o sí, porque mientras no lo devuelvas el dueño te cobra por el préstamo, pero entonces ahora le debes al dueño y además tienes que gastar de más para recuperarlo y devolverlo. Imaginen que eso les pasara después de que les prestaran 10 objetos que vendieron a 100 y ahora que deben devolverlos valen mil. La pesadilla de la inversión: si todo sale mal, lo que hoy vale mil, mañana un millón y así no hay límite para las pérdidas.

Lo que los fondos de Wall Street no tenían presente es que la acción con la que estaban apostando es de GameStop, una ya tradicional tienda de videojuegos que a pesar de enfrentar una grave crisis derivada de las tiendas digitales y el COVID-19 es una marca muy reconocida por la comunidad gamer norteamericana. Esto llevó a que un grupo de corredores de bolsa independientes se dieran cuenta de la jugada que planeaban los fondos de inversión. Lo que sumado a la revolución tecnológica ha dado origen a la tormenta perfecta en el sistema.

La comunidad decidió impulsar la compra masiva de acciones elevando su valor. Esto desangra a los fondos que ahora tratan de salir de la emboscada comprando las acciones de vuelta y elevando su valor. Una espiral destructiva a la que los corredores llaman short squeeze: exprimir la venta en corto. Sacarle hasta el último centavo a los apostadores.

 

¿Por qué es importante?

Lo que el caso GameStop puede desencadenar es vital para el futuro de Wall Street. A través de apps, foros y redes, el acceso al sistema financiero se ha democratizado y así, individuos y comunidades pueden tener una gran influencia. Este caso ha puesto de nuevo sobre la mesa la falta de regulación con la que hasta ahora las élites financieras jugaban con el capital y sus consecuencias sobre la economía.

La última vez que alguien se hizo tan ruidosamente rico a costa de otros, fueron los fondos a costa de las hipotecas en la crisis de 2008. En ese entonces surgió un movimiento llamado Occupy Wall Street que trató de unir al 99 % y enfrentar la desigualdad. En ese entonces poco impacto pudieron lograr, hoy el escenario es muy diferente.

Esta vez los fondos pierden y piden tregua, el congreso norteamericano empieza investigaciones y los dueños de la app Robin Hood —la principal plataforma a través de la cual se han hecho las transacciones— han dejado de mover las acciones de GameStop. Vale la pena recordar que la app cuenta con inversión de fondos como los que están al borde de la quiebra.

Para muchos el daño está hecho, estos espectáculos generan incertidumbre en el sistema, limitando el movimiento del dinero y generando pérdidas que tarde o temprano se traducen en cierres, desempleo y deudas. Pero también es la historia de David contra Goliat, en los últimos días acciones de otras empresas en problemas se han convertido en el objetivo de trolls que solo quieren ver a los buitres sufrir. Ésta es su oportunidad y están dispuestos a ver el mundo arder para lograrlo.

 

Un mundo de película

Lo cierto es que lo más probable es que esta historia termine en la gran pantalla, ya hay reportes de libros y guiones de algunos estudios cinematográficos y plataformas. Mientras eso sucede y además de “La Gran Apuesta” les recomendamos otras películas sobre el sistema financiero que destacan por su veracidad o por registrar de manera interesante ese intenso mundo.

 

1. Margin Call (2011)

En 2011 el director J.C. Chandor logró reunir un reparto compuesto por Paul Bettany, Kevin Spacey, Demi Moore y Zachary Quinto para contarnos una historia sobre el poder, los intereses y el alcance de las responsabilidades que los corredores enfrentan, especialmente cuando una decisión puede no solo afectar inmensas cantidades de dinero sino arruinar toda la economía. Ambientada la noche antes de una gran crisis logra representar de forma interesante la tensión y presión que puede recaer en un grupo de personas informadas.

 

2. 99 Homes (2014)

Esta película de Ramin Bahrani es un imperdible para entender cómo las herramientas y decisiones del sistema financiero pueden afectar las vidas de las personas. Además de ser una crítica que expone los problemas éticos que plantean las crisis, también explica cómo los seres humanos podemos actuar en situaciones extremas. Andrew Garfield interpreta a un joven padre de familia que tras perder su casa resulta trabajando con la persona que se beneficia de los desahucios. Fundamental para entender que la economía es más que números en una pantalla.

 

3. Wall Street (1987)

Este clásico de Oliver Stone fue concebido originalmente como una crítica al exceso y hedonismo asociado al mundo de las finanzas, sin embargo, su detallado retrato de un sistema que beneficia la codicia, la ambición y la falta de escrúpulos se ha convertido en la principal motivación para que muchos se vean atraídos a ese mundo. 30 años después de su estreno nada ha cambiado, la legalidad sigue siendo un área gris y el mantra de Gordon Gekko sigue siendo la ley de Wall Street: “La codicia… es buena”.

 

 

4. Boiler Room (2000)

Dirigida por Ben Younger, esta película nos lleva a lo más bajo de la cadena, firmas conocidas como “sala de máquinas” en las que la pelea por la supervivencia puede crear historias como esta ficción protagonizada por Giovanni Ribisi, Vin Diesel y Nia Long. En Boiler Room se recuerda que en Wall Street la integridad y la confianza son tan valiosas como escasas, y lo peligroso que es confiar en oportunidades demasiado buenas para ser ciertas.

 

5. El Lobo de Wall Street (2013)

Poco hay que decir de esta película de Scorsese. Esta cinta lo tiene todo, incluyendo a Leonardo Di Caprio interpretando a Jordan Belfort, uno de los más famosos e inescrupulosos estafadores de la historia.

 

Extra - El Mercado de Valores Explicado

Producida por Vox Media Studios y Vox, la serie de explainers “En Pocas Palabras”, hace un recorrido por los conceptos y el funcionamiento básico del mercado de valores. Especialistas en finanzas hacen un recorrido por la historia, el valor de las empresas, los incentivos y toda la terminología técnica que envuelve al sistema.

 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.