Ilustración de Catalina Vásquez (@_kathiuska_)

Derechos de la mujer: cinco deudas históricas

El #8M es un paro global, femenino.

La agenda política de las mujeres es un tema urgente, necesario. La profunda desigualdad que las aqueja es un asunto no solo político y social, sino humanitario. Han sido relegadas e históricamente tratadas como ciudadanos de segunda categoría. Por estas razones millones de mujeres han alzado su voz y han encontrado en el feminismo una plataforma para hacer lo que otros no harán por ellas: construir un mundo equitativo para las generaciones actuales y las que vendrán.

El feminismo es un movimiento en aras de la libertad con objetivo claro: igualdad de derechos civiles, políticos, laborales y educativos. El de hoy no es un mundo ideal para ser mujer, por ello, y por lo que mencionaremos a continuación, las mujeres alrededor del mundo paran:

Aborto legal ya

El aborto es legal en algunos países de Latinoamérica bajo algunas causales, por ello las mujeres siguen reclamando el derecho a decidir sobre sus cuerpos. Organizaciones como la OMS ya han confirmado que la penalización no reduce los casos por sí sola, sino incrementa los riegos: en países donde el aborto es legal la tasa de mortalidad es de apenas 0.7 por cada 100.000 procedimientos, en cambio en países donde el aborto es ilegal se estima que 6.9 millones de mujeres tienen complicaciones.

En Colombia el panorama no es alentador, un promedio de seis mujeres al mes muere por practicarse abortos clandestinos según cifras del Ministerio de Salud. Y este tipo de procedimientos corresponde a 400.000 frente a 17.000 casos de abortos legales hechos al año, según Profamilia y el Instituto Guttmacher. 

Tras las marchas dadas en los últimos meses, en países como Argentina, y más recientemente en Colombia, el aborto ha estado de nuevo en los titulares bajo la consigna de “¡El aborto será libre, seguro y gratuito!”. Además para algunos colectivos transfeministas el aborto debe ser para todos los cuerpos gestantes, es decir mujeres, hombres trans y otras identidades.

Recordemos que la Corte Constitucional colombiana decidió en 2006 despenalizar el aborto en 3 casos: malformación del feto, riesgo de la vida de la madre y violación.

 

La mujer no es su cuerpo

El feminismo es diverso, plural y tiene diferentes corrientes, una de ellas busca ampliar el espectro para incluir -desde la interseccionalidad- a las mujeres trans, que como las mujeres cisgénero han vivido experiencias de violencia sistemática a lo largo de sus vidas.

Desde el feminismo se debe luchar a favor de mejores condiciones para todos los géneros, desde una visión no binaria que por supuesto incluye a las mujeres trans y a otros; sin embargo aún está en diálogo esta cuestión. “Porque si hay transfobia no hay feminismo”, dicen algunas organizaciones como la Red Comunitaria Trans.

Equidad

La brecha salarial es un fenómeno todavía muy evidente en el mundo actual, de hecho en Colombia mientras un hombre recibe $100 por hacer un trabajo, a una mujer le pagan $88 por hacer lo mismo (Informe Nacional de Empleo Inclusivo). Esto quiere decir que el techo de cristal, aquella limitante tácita para escalar laboralmente aún sigue siendo un flagelo para las mujeres.

La perspectiva en el campo no mejora, según el último Censo Nacional Agropecuario del DANE, las mujeres rurales y campesinas registran una menor tenencia y uso de la tierra, 21,9 % frente a un 51,7 % de hombres.

Oportunidades

Frente a la paridad de género, lo que se traduce en equilibrio de oportunidades y participación, las mujeres viven vulneraciones a sus Derechos Humanos, sufren violencia sistemática, son forzadas a vivir en matrimonios arreglados, y el fenómeno de la mutilación genital o ablación también sigue presente en muchas comunidades alrededor del mundo. Además, acorde con la ONU, hay 137 feminicidios diarios.

Según el Foro Económico Mundial esta brecha de oportunidades no se cerrará pronto, pasarán 200 años hasta que se acabe la desigualdad laboral y pasarán 257 años para que la mujer consiga alcanzar la misma participación económica y obtenga oportunidades en iguyal medida que los hombres.

 

No más estigmatización

Numerosas personas con evidente orgullo se declaran abiertamente no feministas, se suele pensar que el movimiento es extremo, opuesto del machismo. El feminismo, muy por lo contrario, busca tener igualdad de condiciones para todas y todos. ¿Quiere decir esto que incluye a los hombres? Claro, a pesar de que algunos usan rótulos desinformados e hirientes, al feminismo lo atraviesa un principio democrático que atañe al género masculino de igual forma. Los hombres han tenido siempre privilegios, pero también son afectados por estereotipos y cánones no muy amigables. Así que pueden unirse a la causa como aliados. Bastará con informarse y actuar. 
 

¿Qué te pareció este contenido?