Foto por: Eddie Mallin

Canciones de Bob Marley para el presente de Colombia

Se cumple esta semana aniversario de la muerte de Bob Marley. Quisimos pensar en algunas letras que nos pueden hacer el hoy.

El 3 de diciembre de 1976 en la casa de Bob Marley hubo un gran derramamiento de sangre. Siete pistoleros entraron y descargaron 87 balas a la familia del artista y a los músicos que se encontraban allí. Aunque aquel día el hogar se tiñó de rojo, afortunadamente nadie murió

Jamaica en esa época era un hervidero de violencia. Según cuenta la BBC, “En 1976 la ley la imponían pistoleros y narcotraficantes. Las tensiones sociales eran un barril de pólvora y los políticos jugaban con el fuego que la Guerra Fría había esparcido por el continente”.

En medio de eso alguien decidió que había que matar a Bob Marley, el líder de uno de los más grandes movimientos musicales que ha dado el mundo: el reggae. 

Su música atravesaba fronteras, pero particularmente en su país no sólo constituía un pasaporte a la buena vibra, a las alabanzas a Jah y a la conexión con las raíces y el retorno consciente a la tierra original, África. No. No era sólo eso. Su música movía masas. 

Bob Marley se había convertido en un líder que a través de sus canciones convocaba millones de personas que en su música encontraban un mensaje y una voz. Que se sentían representadas. 

Esas miles de personas que compartían su música él las veía como seguidores de un movimiento espiritual. Pero los intereses políticos de su país y sus representantes, veían a esas miles de personas como votos. Votos para ganar la disputa en las urnas entre los partidos políticos de siempre: el Partido Nacional del Pueblo (PNP) y el Partido Laborista Jamaiquino (JLP), a quien vinculaban con la CIA estadounidense.

Bob siempre intentó mantenerse “neutral” frente a esos dos bandos. Sin embargo, debido al estado de emergencia en el que estaba el país y la creciente e imparable violencia, el primer ministro Michael Manley (representante del Partido Nacional del Pueblo) lo invitó a dar un concierto en el evento “Smile Jamaica”. Marley aceptó. 

Justo días después Michael Manley decidió adelantar las elecciones y el evento quedó asociado a su campaña. El cantante manifestó su inconformidad con la situación, pero eso no bastó y empezó a recibir amenazas que terminaron desembocando en el atentado de aquel 3 de diciembre de 1976 del que Bob  y quienes estaban ahí, incluyendo su esposa Rita, lograron salir con vida. 

Dos días después, aún con el pecho y el brazo vendados, cantó en el “Smile Jamaica”. Allí entonó varias de sus canciones más reconocidas, entre esas “War”. En aquel evento, con su presencia y su canto, demostró que ni con balas su espíritu pacífico podría ser doblegado. Y que su mensaje tampoco sería silenciado. Sin embargo, luego del concierto y del atentado, el cual quedó impune en la historia de Jamaica, tuvo que tomar la decisión de exiliarse en el Reino Unido. Allí compuso su álbum Exodus (1977). 

Un par de año después, desde el exilio, en 1978, Bob Marley recibió una invitación para tocar en la isla. Esta seguía sumida en una contienda eterna entre los sectores políticos que pertenecían a los partidos políticos socialistas y capitalistas. Una contienda que no le daba prioridad a las necesidades de la población, la cual seguía sumida en la pobreza y la violencia constante. 

Bob había sido víctima de esa disputa, pero aún así aceptó ir.  

Junto a su banda dio un concierto en el escenario “One Love” y allí tuvo otro gesto inolvidable para la historia de Jamaica: mientras The Wailers tocaba “Jammin'” logró que los dos líderes jamaiquinos que estaban enfrentando al país entre si, se dieran la mano

Una imagen, una acción y símbolo muy fuerte provocado por aquel líder musical que promovía el encuentro entre las diferencias. Y demostraba cómo el arte no sólo sirve para denunciar sino también promueve espacios para la reconciliación. Bob, pese a que nunca más volvió a vivir en Jamaica como lo había hecho antes, siguió con su compromiso con quienes lo escuchaban. Con sus denuncias y alabanzas hechas canción y sin promover ante su micrófono y su audiencia ningún tipo de rencor. 

Ese año después de aquel gesto y por su labor recibió la medalla de la Paz de la ONU.

A propósito de este artículo: Bob Marley encarna en mi vida el gran dilema entre la persona, el artista y la obra. Durante mucho tiempo lo admiré profundamente. Sin embargo, toda esa luz que recibí de su música se vio eclipsada cuando conocí a profundidad detalles de su vida personal, en donde ejerció de manera constante violencias de género. Dudé bastante entonces si escribir o no este artículo. Y luego de haberlo hecho me quedó una pregunta más grande. ¿Por qué si Bob le apostaba públicamente a la paz y a la reconciliación fue tan violento con las mujeres que lo rodearon? ¿Por qué denunciaba tantas injusticias pero así mismo las ejercía? ¿Cuánta luz y cuánta oscuridad hay en un artista? ¿Qué tan importante es ser consecuente? ¿Qué artistas seguimos y nos movilizan? ¿Qué responsabilidad social tienen? Las mismas preguntas me hago con John Lennon. Una reflexión que me parece oportuna y necesaria en estos tiempos, poniéndolo todo en contexto.

Con este debate necesario, dejo algunas letras que quizás nos digan algo sobre el presente que vivimos como país. 

"War"

Apareció por primera vez en el álbum de Bob Marley and the Wailers de 1976, Rastaman Vibration. La letra se deriva casi en su totalidad de un discurso pronunciado por el emperador etíope Haile Selassie I ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 4 de octubre de 1963. A veces se cree que fue escrito por Lorenzo Tazaz, un colaborador cercano que hizo varios discursos del líder etíope, pero él murió en 1947, más de quince años antes de la mencionada declaración ante la ONU. La canción llama a la igualdad entre todos sin tener en cuenta la raza, la clase o la nacionalidad. También afirma, citando directamente a Selassie, que hasta no existir una sociedad igualitaria habrá guerra.

"Jammin'"

Publicada en 1977 como parte del álbum Exodus, “jamming” hace referencia a unirse, a la celebración. A bailar juntos al ritmo de la música, aunque también compartir con el humo dentro del ritual del movimiento rastafari. 

"Exodus"

Salió en el citado álbum homónimo en 1977. La canción une la historia bíblica de Moisés sacando a los israelitas de Egipto con la esperanza de que los rastafaris sean llevados a la libertad. Después del mencionado intento de asesinato, Marley huyó a Inglaterra donde grabó esta pieza. Al final habla del desarraigo que tanto ha afectado también a los colombianos. 

"Redemption Song"

“Redemption Song” hizo parte del álbum Uprising, el último lanzado por Bob Marley & the Wailers antes de la muerte del artista. Para cuando compuso el tema, en 1979, Marley ya había diagnosticado cáncer y se encontraba sumido en la tristeza.  En esta emblemática canción acústica una grabación acústica el cantante expresa ideales del movimiento rastafari y promueve la liberación de la gente de sus propias imposiciones mentales. Tuvo en parte como inspiración el mensaje que el político y activista jamaicano Marcus Garvey  dio en Canadá en 1937: “La mente es nuestro único gobernante. El hombre que no es capaz de desarrollar y utilizar su pensamiento se ve obligado a ser esclavo de otro hombre que usará su pensamiento. Vamos a emanciparnos nosotros mismos de esa esclavitud mental”.

"Them Belly Full" 

Esta canción hizo parte de Natty Dread, el séptimo álbum de Bob Marley & The Wailers lanzado en 1974. Este álbum tiene una declaración política y social con un fuerte componente espiritual. Con piezas como “Them Belly Full (But We Hungry)" advierte con contundencia que “una multitud hambrienta es una multitud enojada”.

"One Love /People Get Ready"

“One Love / People Get Ready" hizo también parte del álbum de 1977 Exodus, aunque fue grabada por primera vez en 1965 y lanzada como single. La canción contiene una interpolación de la canción de The Impressions "People Get Ready". “Vamos a juntarnos y sentirnos bien”, pregona en su letra. 

"Get Up Stand Up"

“Get Up, Stand Up” fue escrita por Bob Marley y Peter Tosh, y apareció originalmente en el álbum Burnin', de 1973. Cuentan que pensó en esta luego de estar en Haití y salir profundamente conmovido por la pobreza y las difíciles condiciones de vida de los haitianos: “Levántate, ponte de pie (Defiende tu vida) /Defiende tus derechos (Defiende tu vida) / Levántate, ponte de pie (Defiende tu vida) ¡No te rindas en la lucha!”

"Revolution"

“Toma una revolución para hacer una solución/ Demasiada confusión, demasiada frustración”, dice esta canción que hizo parte del ya mencionado álbum de 1974 Natty Dread

"So Much Trouble in the World"

Survival fue el undécimo álbum de estudio de Bob Marley & The Wailers, lanzado el 2 de octubre de 1979. En “So Much Trouble in the World”, incluida en este disco, Marley hace una crítica al ego y cómo este nos aleja de la realidad. 

"We and Dem"

“We and Dem” hizo parte del ya mencionado álbum Uprising de 1980. En su letra el cantante habla de la necesidad de encontrar soluciones, aunque señala que igual alguien tendrá que responder por la sangre de los inocentes. 

¿Qué te pareció este contenido?