Algunas regiones del Amazonas están produciendo más CO2 del que absorben

La desorientación de la selva tropical más grande del mundo cada día es más crítica.

Una de las razones más importantes por las que se debe conservar y proteger los bosques del mundo, es porque ayudan a absorber el dióxido de carbono y limpiar el aire que respiramos. La selva amazónica cumple un papel vital en este proceso, ya que se calcula que absorbe el 25% de CO2 producido por el uso de combustibles fósiles. Por eso la llaman el pulmón del planeta, pero en 2020 los niveles de deforestación llegaron a un nivel histórico lo cual está acelerando el cambio climático e impactando el medio ambiente. 

Según Greenpeace, en la década de los 90, el Amazonas absorbía unas 2.000 millones de toneladas de CO2. Ahora ese número se calcula que está por la mitad. Y lo más preocupante, es que según un reciente estudio del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, algunas regiones de la selva están produciendo más CO2 del que absorben.

En dicho estudio se usaron aviones para tomar 600 muestras del aire de distintas zonas del Amazonas brasileño y la conclusión mostró que en el lado este del bosque, donde se registra un 30% de deforestación, se emite 10% más de carbono que en el lado oeste donde hay un 11% de deforestación. 

Estos datos son alarmantes no solo por el incremento de CO2 en la atmósfera, sino porque esto afecta las lluvias de la región. Lo cual ha significado un aumento en las temperaturas de la zona. 

En Colombia, según datos del Ministerio de Ambiente, en 2020 la deforestación creció en un 8%. 171.685 hectáreas fueron taladas y las principales razones son la expansión de la ganadería y el tráfico ilegal de madera. 

Estos datos muestran que los bosques del mundo están en peligro y con ellos, el destino del planeta. 

¿Qué te pareció este contenido?