ABC del feminismo: glosario de términos básicos

Recopilamos algunos conceptos básicos para entender el feminismo y su lucha, más allá de las palabras.

 

A casi cuatro siglos del comienzo del feminismo, la lucha continúa: aún quedan deudas pendientes, los casos de feminicidio no cesan, sigue la violencia contra las mujeres, muchas de ellas siguen siendo oprimidas. Uno de los ejemplos más claros es la situación actual que se vive en Afganistán, donde los talibanes tomaron de nuevo el poder y los logros que han conseguido las mujeres a lo largo de la historia se desvanecen, poniendo en peligro su libertad y su vida. 

Esta, es tan solo una muestra de lo que históricamente han tenido que enfrentar las mujeres. Tuvieron que alzar la voz para poder votar, para acceder a la educación, tener igualdad de derechos y hoy todavía lo siguen haciendo por aquellas que comenzaron a escribir la historia del feminismo, por las que siguen en pie de lucha, por las que ya no están y por las futuras generaciones.

Para entender la importancia del feminismo, compartimos un diccionario con diversos términos claves que ayudan a entender la lucha por la igualdad y la discriminación que sufren las mujeres; un ejercicio similar al que hicieron Rosa Cobo y Beatriz Ranea en Breve diccionario del feminismo, una compilación que además de tener algunos significados, cuenta el origen y desarrollo del feminismo. 

Aquí nuestra lista:

Androcentrismo: Es la visión del mundo que sitúa al hombre como centro de todas las cosas. Aquí solo importa su opinión, invisibilizando las opiniones, experiencias y aportes de las mujeres. Es una concepción de la realidad que parte de la idea de que la mirada masculina es la única posible y universal, está presente en todas las ramas del saber y por esta razón, es transmitida a través de la producción cultural de una sociedad, desde la tradición oral hasta investigaciones científicas. 

Por esta connotación es considerada como la forma más generalizada de sexismo. 

Brecha de género: Según la Unidad de Igualdad de Género "es una construcción analítica y empírica que surge de la diferencia entre las categorías de una variable en relación con las tasas masculinas y femeninas". Se trata de un término que pone sobre la mesa las desigualdades que existen entre hombres y mujeres en diversos ámbitos como el económico, social, cultural, laboral, sanitario, y en general, todo aquel que permita garantizar bienestar y desarrollo. 

Cosificación de la mujer: Es convertir a las mujeres en objetos, utilizar su imagen para finalidades que no la dignifican ni como mujer ni como ser humano. Una de las formas más frecuentes de cosificación es la sexual. Aquí, ellas son vistas como un objeto a disposición del hombre, cuya única finalidad es satisfacer los deseos y necesidades de este. 

Por ejemplo, la cosificación está presente en la publicidad, la televisión, las redes sociales, revistas y demás. Expone a las mujeres y su cuerpo -principalmente de las zonas eróticas- con el fin de conseguir un incremento en las ventas o en la audiencia. 

Deconstrucción: Se trata de dejar de lado los estereotipos que históricamente la sociedad ha trazado sobre lo que es femenino y lo masculino. Por ejemplo, que los hombres deben trabajar y las mujeres cuidar del hogar. La deconstrucción de género consiste en reconocer y ser consciente de la desigualdad que hay, y aceptar que no es natural, sino que ha sido impuesta por la cultura heteropatriarcal. 

También, es alejarse de los términos binarios de hombre y mujer, con el fin de abrirse a la diversidad de sexualidades y géneros que existen. 

Empoderamiento: Es un término tomado de la palabra en inglés empowerment. Este concepto se utilizó por primera vez en la Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing (Pekin), en 1995, para hacer referencia al aumento de participación de las mujeres en procesos de toma de decisiones y acceso al poder. 

Actualmente es una expresión que abarca la toma de conciencia del poder que individual y colectivamente poseen las mujeres para recuperar su dignidad y mejorar sus condiciones de vida a través de sus acciones. Es considerado también como un proceso que se transita ante cualquier situación de opresión. 

Feminismo: Para entenderlo mejor, indagamos en el significado que le han dado diversas feministas, como es el caso de Victòria Sau i Sánchez, escritora y psicóloga española, una de las figuras más relevantes del feminismo, reconocida también por su activismo político y la publicación de obras como Manifiesto para la liberación de la mujer (1974) o el Diccionario ideológico feminista (1981). 

Según Sanchez: "el feminismo es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo de varones en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquélla requiera". 

En palabras de la filósofa, profesora y escritora francesa Simone de Beauvoir es “un modo de vivir individualmente y de luchar colectivamente”. Beauvoir es reconocida por su lucha por la igualdad de derechos de las mujeres y su obra El segundo sexo (1949) es considerada como una de las más relevantes, una pieza fundamental en la historia del feminismo. 

Por su parte, Celia Amorós, filósofa, escritora y ensayista española, considera que “entendemos por feminismo, de acuerdo con una tradición de tres siglos, un tipo de pensamiento antropológico, moral y político que tiene como su referente la idea racionalista e ilustrada de igualdad entre los sexos". 

Además de ser la primera mujer en obtener el Premio Nacional de Ensayo, Amorós es una figura clave del feminismo de la igualdad, gran parte de su investigación está centrada en la construcción de las relaciones entre ilustración y feminismo, esta se plasma en el libro Hacia una crítica de la razón patriarcal (1985). 

Es una corriente de pensamiento que está en constante evolución, su finalidad es la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades entre ambos sexos. Es también una forma distinta de entender el mundo, las relaciones de poder, las estructuras sociales y las relaciones entre los seres humanos. 

Género: En palabras de la historiadora Gerda Lerner, pionera del estudio del origen del patriarcado, el género "es la definición cultural de la conducta considerada apropiada a los sexos en una sociedad y en un momento determinado”. Es la construcción social y cultural que abarca algunas características como las emocionales, afectivas e intelectuales, y comportamientos propios de hombres y mujeres.  

Son construcciones sociales que varían de acuerdo a la sociedad y el momento histórico, razón por la que pueden ser susceptibles a reinterpretaciones y modificaciones. 

Heteropatriarcado: Proviene de la palabra en inglés heteropatriarchy. Hetero hace referencia a heterosexual y patriarchy al patriarcado, por lo tanto, se trata de la supremacía masculina heterosexual a través de un modelo de dominación social y cultural sobre la mujer y personas con otras identidades de género. 

Se considera que el término heteropatriarcado es la evolución del término patriarcado que empezó a utilizarse en los años 60 y 70. Es también una manifestación política que visibiliza el machismo y se sustenta en el androcentrismo. 

Igualdad: En el Breve diccionario de feminismo, la igualdad que se propone no se refiere al ámbito de las identidades. Es decir, la intención no es que los hombres sean idénticos a las mujeres ni al revés, sino que, a partir de las diferencias, se establezcan sus correspondientes equivalencias para que no se conviertan en desigualdades y, como consecuencia, en oportunidades para discriminar.

Es un término que se ha malinterpretado en el feminismo, pues se entiende erróneamente como la exigencia de tratar a todo el mundo como si fueran idénticos, y no es así. Se trata del valor que se le debe dar a cada ser humano, es un derecho de nacimiento. 

Lenguaje sexista: Es la discriminación ejercida a través del lenguaje basándose en el sexo de las personas, en este caso, se muestra a la mujer como un ser inferior debido a sus diferencias biológicas. Refleja y transmite los estereotipos y roles implementados históricamente por el patriarcado, es asociado también al machismo y la misoginia. 

Por otra parte, en idiomas como el español, el género gramatical masculino es el que se utiliza de forma incluyente, es decir, “los alumnos” involucra a hombres y mujeres y “las alumnas” solamente incluye a las mujeres. Razón por la que en la actualidad es común el cambio de palabras como todos por todes o niños por niñxs

Misoginia: Ha sido definida como  “el odio, rechazo, aversión y desprecio de los hombres hacia las mujeres y, en general, hacia todo lo relacionado con lo femenino."

Puede manifestarse de distintas formas que incluyen denigración, discriminación y violencia en contra de la mujer. 

Patriarcado: El significado literal de este término es “gobierno de los padres”, pero desde la perspectiva feminista se ve como un poder, sistema u organización social de dominación masculina sobre las mujeres, que ha mutado a través de la historia. 

Gerda Lerner (1986), pionera en el estudio del tema, lo definió como “la manifestación e institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y niños/as de la familia y la ampliación de ese dominio sobre las mujeres en la sociedad en general”. Sus investigaciones se remontan a Mesopotamia entre los años 6.000 y 3.000 a.C., al respecto Lerner comenta: “en la sociedad mesopotámica, como en otras partes, el dominio patriarcal sobre la familia adoptó multiplicidad de formas: la autoridad absoluta del hombre sobre los niños, la autoridad sobre la esposa y el concubinato”.

Para Alicia Puleo, filósofa feminista española, destacada por el desarrollo del pensamiento ecofeminista, hay patriarcados de coerción: “los que estipulan por medio de leyes o normas consuetudinarias sancionadoras con la violencia aquello que está permitido y prohibido a las mujeres”; patriarcados de consentimiento: "los occidentales contemporáneos que incitan a los roles sexuales a través de imágenes atractivas y poderosos mitos vehiculados en gran parte por los medios de comunicación". 

Revictimizar: También se conoce como victimización secundaria. Es ,a grandes rasgos, la respuesta que da el sistema a una víctima, es decir, que la persona afectada debe revivir la situación traumática y volver a asumir su papel de víctima, debe enfrentarse ante la incomprensión de un sistema y someterse a un daño principalmente psicológico. 

En estos casos, la víctima puede llegar a sentirse exhibida o se le niega algún derecho por parte de las autoridades, aunque la Ley General de Víctimas diga lo contrario, pues aquí se explica que el Estado no puede exigir ningún procedimiento que llegue a afectar a la persona o la haga sufrir de nuevo. 

Sororidad: Se remite al pronombre ‘sor’, que quiere decir hermana. Es un pacto político entre mujeres que se reconocen entre ellas como interlocutoras y como igualmente diferentes. Aquí no hay jerarquía, cada quien tiene autoridad y prima el respeto y la colaboración entre ellas. 

Se basa en el principio de la equivalencia humana, que incluye a su vez el principio de reciprocidad de las diferencias humanas. Implica también el acto de compartir, conocimientos, recursos, tareas, acciones, pero también éxitos, habilidades y más. 

Transgresión feminista: Consiste en una o más acciones individuales o colectivas que se realizan en contra de las normas y costumbres impuestas a las mujeres por el patriarcado, estas tienen como objetivo erradicar de forma permanente todas las formas de opresión. 

Violencia de género: En 1980, las Naciones Unidas reconocieron la violencia contra las mujeres como el crimen encubierto más frecuente en el mundo. En la declaración de la organización se define como "todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se produce en la vida pública o privada".

La violencia de género se fundamenta en la supuesta superioridad de un sexo sobre otro y tiene diversas formas para manifestarse, desde el maltrato físico y psicológico hasta el económico o laboral. 

En la IV Conferencia Mundial sobre las Mujeres celebrada en Beijing (Pekín) en 1995, se reconoció que la violencia ejercida contra las mujeres es un obstáculo para la igualdad, el desarrollo y la paz de los pueblos, impidiendo que las mujeres disfruten de sus derechos humanos y libertades fundamentales.

¿Qué te pareció este contenido?