"Yo, Ennio Morricone, he muerto"

Recordamos al compositor italiano y algunas de sus grandes piezas.

Ennio Morricone fue creador de la banda sonora de más de 500 películas. O quizás habrá que decirlo de otra manera pues, en palabras del mismo compositor, él no hacía bandas sonoras, sino música para cine. La llamaba “música absoluta”, un término utilizado por el musicólogo austriaco Eduard Hanslick, para referirse a las composiciones como un elemento en sí mismo, una creación autónoma fuera de relatos prefabricados o de las exigencias del oyente: “Funciona si es buena y ya está. Se puede unir a cualquier realidad, pero no supone la realidad misma, sino un imaginario aparte. Posee una función complementaria a cada cinta y puede justificar la obra como un todo, pero de manera independiente. Representa esa abstracción de lo que no se dice y no se ve en el filme. Y así debe funcionar”, explicaba Morricone. 

Nacido en Roma, Morricone comenzó a tocar la trompeta cuando era niño, a los seis ya había compuesto su primera obra, a los 9 empezó a tomar clases y a los 12  entró al conservatorio romano de Santa Cecilia. Fue discípulo del  compositor y pedagogo Goffredo Petrassi. Desde 1946 empezó a trabajar profesionalmente y en 1954 arrancó a hacer música para radio y, como escritor fantasma, a hacer música para películas y para programas de radio. 

Inició así una prolífica carrera que fue dejando trabajos emblemáticos como los realizados para películas del spaghetti western como Por un puñado de dólares de (1964), La muerte tenía un precio (1965) o El bueno, el feo y el malo (1966). O con obras maestras como lo fueron sus composiciones para Days of Heaven (1978), La misión (1986) o Cinema Paradiso (1988).

Fue ganador de dos premios Grammy, tres Globos de Oro, cinco BAFTA, diez David de Donatello, once Nastro d'argento y el Premio de Música Polar en 2010. También en el año 2006 ganó el Óscar honorífico por sus contribuciones a la música de cine y en 2016 en la categoría de Mejor banda sonora original por la película The Hateful Eight.

Es difìcil resumir una carrera de 66 años. Su trabajo abarcaba jazz, orquestaciones de gran exuberancia romántica, rock psicodélico, pop. Los más de 70 millones de discos que vendió en vida son muestra de que conquistó los más diversos gustos. 

"Yo, Ennio Morricone, he muerto. Lo anuncio así a todos los amigos que siempre me fueron cercanos y también a esos un poco lejanos que despido con gran afecto". Así empieza una carta escrita por el famoso compositor italiano. Leída el pasado lunes 6 de julio por su amigo y abogado Giorgio Assumma, en ella se despide de familiares, amigos y de su esposa Mari:  "A ella renuevo el amor extraordinario que nos ha mantenido juntos y que lamento abandonar. A ella es mi más doloroso adiós", decía el mensaje. 

Morricone, de 91 años, estaba ingresado en una clínica de la capital italiana luego de sufrir una caída. Le acababan de conceder el Premio Princesa de Asturias, poco después de anunciar su retirada de los escenarios. Hasta ese momento había seguido trabajando en su casa en Roma, que tenía vista a  piazza Venezia, donde construía un universo que, siempre dijo, lo había salvado de la guerra.

Pueden escuchar a continuación algunas de sus composiciones.  
 

Days of Heaven (1978)

 

Gabriel’s Oboe (1986)

 

Love Theme (1989)

B S O (1965)

 

B S O (1966)

 

Romanzo (1976)

¿Qué te pareció este contenido?