Yojan Valencia: las palabras detrás del lente

Fotógrafo por pasión, encontró en retratar imágenes la mejor forma de expresarse. ¿Cómo es contar historias con imágenes?

Es posible que, en algún momento, se hayan preguntado por lo que piensa un fotógrafo al momento de inmortalizar una imagen, y a partir de ahí se abra la puerta para que cada quien, al verla, construya el resto de la historia.

Los fotógrafos son aquellos seres que todos vemos, pero que nunca se muestran como tal. Su labor, y su pasión es ser esos ojos que tienen atención al detalle y que nos llevan a donde no podemos estar. Por esa razón, se podría decir incluso que tienen una vista privilegiada de ciertas cosas, y que hay mucho para contar si se le pregunta. Pero ellos suelen ser mejores obturando que hablando.

O ese, por lo menos, es el caso de Yojan Valencia, de 33 años. Siempre fue un chico muy callado, entusiasta, pero poco expresivo. A los 15 años encontró en la fotografía algo más que un pasatiempo temporal. Logró, con las caminadas junto a su cuñado por los barrios de la ciudad, aprender a agudizar su mirada para luego disparar en el momento adecuado. 

No fue fácil. Cuando inició la fotografía digital era un lujo al que pocos tenían acceso en Medellín, ciudad en la que vive. Aprendió entonces a ser mesurado con los disparos para ahorrar las tomas de sus rollos, y cuando pudo tener esa experiencia de interactuar con papeles y químicos para convertir ese negativo en una imagen física, entendió que esa magia lo atraparía sin soltarlo hasta el presente, y que sus otras pasiones -como la música- girarían en torno a ese amor por comenzar a mostrar el mundo a través de sus nuevos ojos, los lentes de las cámaras.

Ese amor lo llevó a estudiar fotografía, en el aula y en la calle. Porque a partir de las caminadas, los parches con amigos, pero sobre todo los conciertos y los viajes, aprendió lo que la academia no le daba, pero ponía en práctica lo que le contaban allí sus profesores. Una combinación de juicio, astucia y sensibilidad, daría como resultado una de las miradas más curadas de la ciudad en la actualidad cuando se habla de fotografía documental, de conciertos, de performances y hasta de las manifestaciones sociales.

¿Es arte la fotografía? Sí, existen exposiciones dedicadas a mostrar imágenes congeladas de momentos trascendentales del pasado y el presente, pero también dedicadas a mostrar la belleza en esa simpleza de las postales más cotidianas. 

Sin embargo, para Yojan Valencia, su fotografía, más que considerarla arte, son sus palabras. Aquellas que no le salen de manera fluida cuando debe hablar de sí mismo o de sus experiencias. Sus palabras las guarda para sus amigos, para su familia. Pero para contarle al mundo lo que le gusta, le preocupa y hasta le irrita, prefiere obturar. Ahí se cumple el dicho popular de que una imagen vale más que mil palabras.

Pero casi siempre será posible encontrar una excepción a toda regla. Por ello, y por solo una vez (que afortunadamente quedó grabada para la posteridad), además de contarnos con sus fotos los momentos que ha vivido, también nos compartió, en sus propias palabras, apartes de su trayectoria en la fotografía, de su mirada acerca de esta profesión en el país, y de esos pensamientos que rondan en quien se dedica a contar historias con fotos. Porque esta historia, por más individual que parezca, seguro no es solo la de Yojan, sino la de muchos que uno ve con una cámara en la mano, pacientes, aguardando el momento preciso para hacer clic y contarnos algo nuevo en una imagen.

¿Qué te pareció este contenido?