'÷' de Ed Sheeran en las palabras de una fan



Un repaso canción a canción del más reciente disco del compositor inglés que por estos días llena los titulares de la prensa musical y que estará el 2 de junio en Bogotá.

Foto: Página oficial Ed Sheeran
Foto: Página oficial Ed Sheeran
Maria Alejandra Calderón
Por: Maria Alejandra Calderón - Martes, 14 Marzo, 2017 - 09:32

Primero y antes de hablar del reciente disco del británico más popular por estos días, tengo que contar por qué me volví fan de Ed Sheeran.  A este pelirrojo de 26 años lo conocí hace tres años por el empujón de una prima, y lejos, muy lejos de verlo como un músico, más bien lo visualizaba como una figura del pop que sin la intención de ser el tipo más atractivo lograba atrapar adolescentes del mundo con baladas simples, su adoración por los gatos y su pinta grunge-nerd que encajaba muy bien para el público que iba conquistando.

Pero me di la oportunidad de escuchar sus dos discos '+' (2011) y 'x' (2014), y después del ejercicio lo encontré lejos de un sitio al que llegué con las estrellas de pop de mi época adolescente que evidenciaban ligereza en las letras de las canciones.

Lo escuché rogando amor (Give me love), cantándole al desamparo (The A Team), enfadado al evidenciar infidelidades (Don’t), exponiendo sus desastres amorosos con rabia (I’m a mess), ahogando su corazón en alcohol (Drunk), y caí en cuenta de que no era una estrella pop que se extinguiría en la fugacidad, no por nada recibió el empujón de Elton John y Jamie Foxx para impulsar su carrera.  

Ed Sheeran tenía algo más y lo comprobé al verlo hace un par de años en vivo en Bogotá frente a cerca de 5 mil personas parado solo con una guitarra en su pecho y los pedales en sus pies, sin nadie más, sin nada más. Fue entonces cuando mi fascinación superó el asunto de las canciones, sin darme cuenta estaba como una de las niñas de 15 años cantando y no me sentí culpable. Me dio la impresión más bien, que merecía otro lugar con mayor posibilidad de aforo, que merecía en pocas palabras, más atención. 

Y efectivamente la hora le ha llegado. Luego de sumar, y multiplicar, el ginger está llegando al punto más alto en su carrera, por lo menos a lo que popularidad mundial se refiere; su nuevo trabajo titulado '÷' (Divide)  ha sorprendido en cifras no sólo al mundo del pop, sino a él mismo.

En una semana, desde su lanzamiento el pasado 3 de marzo, el disco se ha reproducido cerca de 57 millones de veces en Spotify, y ha logrado vender más de 671.542 copias, representando así el mejor debut de un solista masculino de la historia de Reino Unido;  62% de esas ventas fueron discos físicos, un 26% descargas y 12% reproducciones en línea de pago. Pero la cosa no para ahí, la edición en vinilo ha vendido 13.546 unidades, más que Blackstar (2016) de David Bowie que vendió  12.000 unidades en la semana del lanzamiento y era, entonces, el vinilo más vendido de los últimos 20 años. Como si fuera poco, Ed tiene las 16 canciones de su disco en la lista de las 20 más escuchadas en el Reino Unido.  Pero también supo venderse de manera gratuita; todas las canciones del disco están libremente en Youtube y la que menos tiene reproducciones llega a los 6 millones de visitas. Y sí, sólo lleva una semana, así que los números pueden crecer mucho más y hasta escuchar la caja registradora. El británico se ha converido en una figura influyente y ha logrado conquistar la industria mundial del pop en la que por lo menos a lo que cifras se refiere, ha tumbado a otros grandes del pop como Bruno Mars.

Para la creación de este disco Ed Sheeran decidió dejar de ver el mundo a través de una pantalla y durante un año se desapareció de las redes sociales para inspirarse y vivir el planeta con la fortuna que le ha dado la música, esa que lo ubica como la tercera celebridad más adinerada del Reino Unido por debajo de los 30 años, superado sólo por Adele y Daniel Radcliffe según la revista británica Heat. Eso, sin contar lo que le genera este abrumador impacto de '÷ '. 

Escuché emocionada su disco al inicio como la fan declarada que soy, y en la mitad del álbum caí en cuenta de que eso ya lo había escuchado, aunque las canciones son básicas y logran instalarse en la mente, me deja dudas, no por ser un álbum tremendamente entregado al pop, eso no está mal, sino por encontrar una réplica en algunas de sus anteriores canciones. La emoción va desapareciendo a medida que avanza el disco. No es este mi trabajo favorito del inglés pero sin duda sí es el más exitoso, si bien, es evidente que ya tiene un estilo definido es una muestra de lo que es el pop en en la industria musical, no muy arriesgado pero sí rentable. Pero... ¿quién dijo que una fan no puede mirar de forma crítica a su ídolo? Lo hice de forma instintiva, me alejé y escuchando canción a canción, esto fue con lo que me encontré:

Eraser

El primer corte del disco es un libro abierto de lo que es su vida y lo que siente al respecto; la procedencia de un pueblo pequeño, sus inicios en la música cantando en las iglesias, la realidad de su empirismo al admitir que no tiene título universitario y su sencillez en medio de la fortuna que le crece como espuma. Su firmeza al intentar sobrellevar la fama y el negocio musical se evidencia en frases como "To be caught up in the trappings of the industry / Atrapado en las trampas de la industria". El alcohol, lo que quiere ser y en dónde quiere pasar un borrador para ser mejor cada vez, esos son temas con los que rapea en esta canción, que a mí parecer es la más inteligente del disco.

Castle on The hill

Fue junto a Shape Of You los sencillos con los que decidió mostrar de qué estaría hecho su tercer disco. En este segundo corte saca a pasear la historia de su niñez y adolescencia, sus primeras cicatrices, su primer beso, sus amigos, los que se van y los que se quedan, los pequeños placeres al ver un atardecer desde la cima de una montaña, extrañar y recordar. Una canción que gusta y en la que es fácil encontrar varios espejos.


Dive 

Simple y directa al corazón. Si de desamores se trata Ed sabe bien cómo contarlos y hasta gritarlos. Dive es la más sentida y la que a mi parecer más conmueve del disco, una muestra clara del estilo de romper y enmendar corazones que lo ponen como uno de los compositores más exitosos en la industria.

Shape of you 

Él ha admitido en varias entrevistas que la canción en un principio fue escrita para que Rihanna la cantara, pero al final, y afortunadamente, decidió quedarse con ella. Shape of You no logra gratuitamente mantenerse por 8 semanas consecutivas en el número 1 en Billboard, es pegajosa, sencilla, sensual a su manera, bailable y una de las mejores del disco. 


Perfect

Pareciera que él mismo quisiera encontrar cómo superar a Thinking out loud incluida en X (2014). En algún momento dijo que Perfect era mejor que la canción del disco anterior, con la que ganó mayor popularidad. Pero Perfect es sin duda el resultado de una fórmula que encontró en las letras y en la melodía para crear una declaración de amor, dulce, tal vez demasiado empalagosa. Pero esa es precisamente la clave del éxito de Sheeran. Sin embargo llega a un sitio en el que ya parece estar cómodo y no supera a Thinking out loud.
 

Galway Girl 

Las raíces irlandesas salieron a flote en este corte escrito y grabado con la banda folk irlandesa Beoga, que utiliza violines, acordeones y bodhrans para dar a la canción un toque irlandés mezclado con rap. Aunque la mezcla no me resulta del todo cómoda, la ecuación sí le da la razón, pues es la segunda canción de mayor venta y número de reproducciones en Reino Unido. 


Hearts Dont Break Around Here

Con pocos elementos Sheeran vuelve a mostrar que lo de él es hacer canciones básicamente “bonitas”. Este corte también se podría fundir con Perfect


New man

En X, el disco anterior aparece Don’t, canción que escribió para poner en un reflector la infidelidad en la que quedó atrapado cuando se enteró del amorío entre su entonces novia, la cantante Ellie Goulding con el integrante de One Direction, Niall Horan. Una letra enfadada que pareciera tener una continuidad con New Man, no precisamente porque sea la misma historia, sino por su similitud en la estructura tanto rítmica como lírica, en donde no se ahorra palabras para el “nuevo chico” de su ex novia. Este es el tipo de canciones en el que quiere demostrar que puede ser un tipo divertido, espontáneo y que no le importa mucho salirse del recato típico del género: "He's got his eyebrows plucked 
And his asshole bleached".
 Don’t sigue siendo mejor. 


What do I know?

¿La música y el amor pueden cambiar el mundo? Puede funcionar en el mundo de cada quien, eso es lo que se pregunta Sheeran en esta canción que resulta en algunas partes de la melodía muy parecida a Love Yoursef, canción que Ed compuso para que la cantara Justin Bieber.

Happier

Vuelve la tristeza.  Darse cuenta que el amor es más feliz en otro lugar. Es la canción que contó con más músicos al momento de grabarla, dato importante si hablamos de un artista que suele hacer todo solo. Clarinetes, flautas, violines, hacen despertar un poco de la depresión para al final dejarle un espacio a la esperanza.

How Would You Feel (Paean)

Si vas a invitar a John Mayer con toda su virtud guitarrera  aprovéchalo al máximo. Algo pasó en esta canción que tendría mayor potencial al juntar a dos estrellas, pero se queda en una balada de aquellas que hemos visto en las películas adolescentes al final de la fiesta de graduación.

Supermarket Flowers 

La familia de Ed siempre ha estado presente en sus canciones. En este corte se pone en el lugar de su madre para hablar de una de las personas más importantes en la vida de Sheeran, su abuela  y toda la tristeza que desencadena su pérdida. Una canción íntima y melancólica. 


Bonus Deluxe:Barcelona/ Bibia Ye Ye/ Nancy Muligan/ Save Myself

En estos 4 cortes hay pocas cosas que reseñar, pero sí hay que decir que las frases en español en Barcelona resultan bastante arriesgadas, casi que innecesarias. En Save Myself el cantautor derrama lágrimas en su voz, terminando así un disco en el que ciertamente se tiene que salvar. 

Queda esperar que este Divide no sea el resultado de separar la carrera de Sheeran en un antes donde la creatividad era evidente en sus sonidos y un después al convertirse en un ícono del pop que puede caer en repetir sus canciones como plantillas prediseñadas. Seguramente en un par de años, si no es que el afán por monetizar aún más su nombre lo obligue a tener otro disco en menor tiempo, tendremos un nuevo trabajo del británico y tengo la esperanza de que no le restará (¿-?) más a esa autenticidad que me hizo ser su fan.